La mágica Praga de Franz Kafka

Continuando con el relato de mi aventura por Europa durante el comienzo del 2017, tras abandonar Múnich, la ciudad de la cerveza, me dirigí, en un micro de FLIXBUS, hacia Praga – República Checa.

Hasta ese momento, durante el viaje, confieso que no había tenido problemas con el idioma. Ya había visitado dos ciudades alemanas: Frankfurt y Múnich, y si bien yo no hablo alemán si hablo un poco de inglés, es decir que desde mi llegada al continente europeo me había comunicado siempre en ese idioma sin dificultad alguna.

Además, como ya comenté en los post anteriores, aclaro que generalmente me manejé por las dos ciudades a pie, porque desde un comienzo mi idea era recorrer las ciudades caminando con la intención de no gastar dinero de más.

El viaje desde Múnich a Praga en micro fue muy lindo, hacía muchísimo frío y desde la ventana se podía ver las rutas totalmente cubiertas de nieve. En un momento el micro paró en medio de la ruta y yo aproveché para bajar, estirar las piernas y observar el blanco paisaje.

Finalmente el micro  de FLIXBUS llegó a la ciudad de Paga por la noche, la parada estaba en la puerta de la estación de trenes, entonces como era de noche y no tenía noción de dónde estaba entré a la estación me conecté al wifi abierto que encontré y busqué en google maps cómo llegar a mi hostel desde la estación de trenes. La verdad es que estaba bastante lejos y según las indicaciones de mi búsqueda en google maps debía tomarme un tren.

Cuando me dirigí a las máquinas de la estación para adquirir un ticket, las mismas estaban en ¡idioma checo!. Busqué alguien que pudiera indicarme en inglés cómo podía hacer para llegar a mi hostel, pero lamentablemente no tuve suerte, entonces decidí tratar de llegar caminando e ir preguntando por la calle.

Fui preguntando por el camino, y como imaginé que nadie iba a conocer el hostel les preguntaba por un lugar turístico cercano a mi hostel: el museo de KafKa. El problema es que mucha gente sólo hablaba checo, entonces eso complicó las cosas hasta que encontré a un chico oriental que buscó en su celular y me acompañó gran parte del trayecto, tras cruzar el Charles Bridge estaba sola y perdida otra vez, pero sabía que ya estaba muy cerca. Por esas casualidades pasaron dos chicos por la calle dónde yo estaba y les pregunté directamente por el hostel y me dijeron “nosotros estamos yendo ahí también”. En fin, caminé demasiado pero logré llegar a destino. A veces no todo es belleza y diversión en un viaje.

FB_IMG_1504110648518

Una vez en el Hostel Mango, ubicado en el centro histórico de Paga, realicé el check in dejé mis cosas en la habitación y salí a caminar.

Primero quiero narrar mi impresión del hostel, usualmente no suelo hablar mucho respecto de los hostels donde me hospedo, pero este hostel realmente me sorprendió. Como ya mencioné, el mismo se encuentra en la zona más linda de Praga, el centro histórico; además ni bien entré parecía un hostel chico y común, no tenía ascensor como si tienen otros hostels en Europa; más bien parecía una casa vieja que había sido reciclada, pero al entrar en la habitación que tenía reservada no podía creer lo grande y bonita que ésta era. Pagué 13 euros, el desayuno no estaba incluido, aun así la tarifa era demasiado económica para  tan linda habitación.

Tras dejar la valija en la habitación me fui a recorrer un poco el lugar. Caminé por el oscuro Charles Bridge; no sé si alguna vez leyeron algún cuento de Edgar Alan Poe, pero quien escribe, en su adolescencia, leyó varias historias de este autor y puedo asegurar que esa noche mientras recorría el Charles Bridge en medio de sus terroríficas estatuas alumbradas solamente por una tenue luz, la escarcha, la niebla el insoportable frío y los cuervos que sobrevolaban el puente, me sentí protagonista de una de sus peculiares historias.

FB_IMG_1504110668252

Al día siguiente me desperté temprano, fui a buscar un lugar donde desayunar y terminé tomando un café en un Mc Donalds, en un momento quise pasar al baño y para ello, como en la mayoría de comercios en Europa, se debe pagar entre 0,20 a 0,50 euros. En el caso de Praga, la moneda que utilizan es el peso checo, que en aquel entonces su valor era 24 CH= 1 Euro. Si van a viajar por diferentes ciudades europeas y entre ellas visitan Praga, les recomiendo cambiar entre 1 a 10 euros como máximo, dado que los pesos checos sólo se utilizan en República Checa.

Luego fui a caminar por el Charles Bridge nuevamente, pero en esta ocasión en la mañana fría pero muy soleada. Allí ví mucha cantidad de turistas, personas que se ganan la vida vendiendo retratos, fotos, pinturas y artesanías en el puente. El charles Bridge no era el mismo puente oscuro y lúgubre de la noche anterior, era mucho más alegre y mágico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Luego continué caminando por el centro histórico y me topé con un fish-spa, un museo de terror y un auto escarabajo manejado por un ¡¡minion!!.

Por la tarde ingresé al museo de Franz Kafka, la entrada costaba 9 euros y se podía abonar con tarjeta de crédito o débito. El museo exhibe algunos de los manuscritos del escritor, como por ejemplo: “El Proceso”, “La Metamorfosis” etc, y también muestra  sobre las relaciones amorosas del escritor, aunque confieso que a mí me hubiese gustado más que en el museo profundizara sobre la relación del literario con su padre, ya que éste fue muy importante en la vida de Franz Kafka como escritor.

Al día siguiente, mi último día en Praga, salí a caminar sin un rumbo específico, y me topé con unas esculturas bastante aterradoras. Estaba caminando por la colina de Petrin, en el barrio de Malá Strana, allí hay un monumento en memoria de las victimas del comunismo. Son esculturas de personas algunas de las cuales han sido retratadas descendiendo por las escaleras del parque sin sus extremidades.

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES PARA CONOCER PRAGA:

  • Cambiar sólo entre 1 o 10 Euros
  • Hospedarse en algún hostel o hotel ubicado en el centro histórico
  • Conocer el Charles Bridge tanto de día como de noche
  • Conocer el monumento a las víctimas del comunismo
  • Probar la cerveza negra y Goulash en Praga
  • Recorrer la ciudad caminando
  • ¡¡ES IMPOSIBLE CONOCER LA MÁGICA PRAGA EN 2 O 3 DÍAS!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Un comentario en “La mágica Praga de Franz Kafka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s